sábado, 17 de febrero de 2018

Contagio afectivo



Encontramos en común un momento de agonía.
Permitirte rechazar al sujeto amoroso
cambia la pintura.
Te espero.
Es preciso confesar en esta historia
que la droga está ausente.
Durante la noche el recuerdo,
mirándome a los ojos pregunta cuánta pasión hay.
Vivo entre múltiples fragmentos de
resentimiento.
La satisfacción no tiene inconveniente en tu catástrofe.
Resurge la niña rechazada del amor condenado.

No hay comentarios: